2011-12-31

¿Dónde martillar?

martillando

(como no podía ser de otra manera, aquí va un post navideño)

El otro día en casa tuvimos un problema con la caldera. Básicamente y de un momento a otro, dejó de funcionar cortándose el suministro de agua caliente. Todo mal, era 24 de diciembre a las 13hs. 

Obviamente (o no tanto) la caldera es una caja negra para mi. Es decir un artefacto que cuando se rompe no sé que hacer para que vuelva a funcionar. He probado, en repetidas oportunidades, distintos métodos pero la cosa siempre termina igual: llamado al técnico. 

Como era de esperarse el 24 no trabajaba pero combinamos para el lunes siguiente, por la mañana. Cuando vino miró la caldera, movió 2 perillas y listo, la caldera comenzó a funcionar. Magia, no había pasado un minuto desde su llegada que ya se iba cobrando  por el "arreglo".

En este tipo de situaciones varias emociones se mezclan en mi interior: admiración (por ver como alguien puede resolver en segundos algo que yo no pude ni diagnosticar), enojo/frustración (por tener que pagar por esa pavada) y vergüenza (por creer que en realidad era simple y lo podría haber resuelto). Poco importa toda la infraestructura que el técnico tiene que tener montada para poder dar ese servicio rápidamente y con calidad: experiencia, disponibilidad, medio de transporte, materiales (que eventualmente podría tener que usar), infraestructura, etc., etc..

Digamos que estamos ante un caso más de esos donde se paga por saber y no por esforzarse. O como dice el chiste, uno no le paga al técnico por ese minuto de trabajo que estuvo sino por ese minuto sumado a los "n" años de experiencia (estudiando, resolviendo cosas parecidas, etc.). 

Estoy seguro que si les doy un minuto para pensarlo, van a preferir un técnico experto que responde a nuestro llamado, llega a tiempo y da un servicio de calidad (diagnostica rápido, ajusta 2 perillas en un minuto y soluciona) a otro que es difícil de encontrar y da un servicio de baja calidad (tarda 2 horas en diagnosticar, desarma la caldera completa para lograrlo y, en el mejor de los casos, soluciona el problema).

Por eso señor cliente, y (me) digo esto con todo respeto, la próxima vez que evalúe cuánto le cobra su consultor/técnico amigo piense por qué le está pagando.

Seguimos pensando..

2 comentarios:

  1. Creo que pagas por dos motivos, o bien por el costo de oportunidad, ganas mas plata haciendo otra cosa, o bien porque compras el conocimiento. Ambos casos tiene distintos incentivos, pero creo que por ahí pasa la cuestión no?

    ResponderEliminar
  2. Si, definitivamente! Gracias por el comentario!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Por favor deja tu nombre y/o email, los comentarios son mucho más valiosos cuando se sabe quien los hace.